Debe prevalecer en toda nuestra estructura un “Derecho de Apelación” tradicional, asegurándonos así que la opinión de la minoría será oída, y que las peticiones de rectificación de los agravios personales serán consideradas cuidadosamente.

Debe prevalecer en toda nuestra estructura un “Derecho de Apelación” tradicional, asegurándonos así que la opinión de la minoría será oída, y que las peticiones de rectificación de los agravios personales serán consideradas cuidadosamente.