Sin miedo, hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.

Sin miedo, hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.