Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.

Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.